Jimena Barón renace como una «flor de involución» y conciencia de la salud mental a través de un videoclip que marca la dualidad de dos mujeres en ella: «La Tonta» y «La Cobra»

Jimena Barón renace como una «flor de involución» y conciencia de la salud mental a través de un videoclip que marca la dualidad de dos mujeres en ella: «La Tonta» y «La Cobra»

Tras nueve meses alejada de la exposición pública, Jimena Barón volvió fortalecida, pero con la necesidad de dar explicaciones de su ausencia a todas esas personas que en verdad siempre seguimos sus pasos interpretativos y musicales. Con cierta emoción en sus ojos y con una sinceridad extrema, la cantante argentina puso sobre la mesa un tema por el que pasa mucha gente a día de hoy y se suele mantener escondido: la salud mental. «La ansiedad, la angustia y el pánico me desestabilizaron mucho. Me encanta compartir las cosas, pero sentí que tenía que rearmar mi alma y mi corazón», comenzó una mujer que había dudado muchas veces con su regreso debido a que aún se sentía lo suficientemente vulnerable como para que las críticas despectivas pudieran afectarle. » Esto se puede leer como una soltada de mano, pero para mí fue muy necesario. Ya que estuve medio rota. De repente, un día aparecieron canciones y me puse más fuerte. No tener redes está bien. Te trae el ego, pero también hay mucha violencia», confesó la creadora de «La Tonta» y «La Cobra», dos discos que narran a la perfección su historia como una persona que convive con su propio yin yang.

Jimena Barón estrena nueva canción y expresa los motivos por los que se alejó de las redes sociales.

«El tiempo pasa» y aunque se sintiera por momentos una mierda, los que la conocemos desde hace décadas sabemos que es una mujer capaz de caer para después renacer y concienciar al público de muchas problemáticas de las que otras no se atreven a hablar públicamente. Jimena Barón es un ser impulsivo que ha cometido errores, como todos, pero ha sabido aceptarlos para sanar y presentar al mundo su «flor de involución». Así se titula su nueva apuesta musical, un single que marca su regreso a la música. La actriz y cantante laburó toda su vida para poder vivir con dignidad del arte. «Mi pequeña corta carrera de cantante y mis 24 años actuando son lo mejor que me ha pasado después de mi hijo», declaró una artista que ha abanderado el feminismo y el empoderamiento femenino desde que abrió los ojos y salió de una relación tóxica que había tenido. De poner su propia guita a lograr realizar shows con centenares de personas que querían escuchar sus nuevos temas, Jimena reconoció en un live de Instagram lo siguiente: «Soy como una tonta-cobra. Hice esta canción, aunque me va como el orto». Así es ella, una mujer que da la cara y cuenta su historia.

«Flor de Involución» de Jimena Barón: El regreso de una gran estrella.

«Flor de Involución» es el eco de una música disco que se mezcla con guiños al trap, pero da paso a un sonido fresco e innovador. Todo ello, por medio de una voz extravagante y ronca que suelta frases reveladoras de un sentimiento que siente a día de hoy. Un tema musical que rompe en un sonido más ochentero en el que la cantante y actriz baila al lado de un equipo de bailarinas como si se tratara de una intervención creativa. En ella demuestra que se puede caer al asfalto, pero que siempre estará dispuesta a levantarse, pues tiene motivos más que suficientes para hacerlo. «Haré canciones de desilusión porque la semilla germinó en el camino equivocado y el amor no es mi área. Soy lo que muestro», confesó Jimena Barón en una conexión con sus fans el día del estreno de su nueva propuesta.

Especial a Jimena Barón desde la web Veo, Escucho y Os Cuento al lado de fans de España.

Los caminos están llenos de espinas, pero hay artistas como ella que han llegado para hacer frente a todos los que estuvieron dispuestos a que nos pincháramos con cada una. Jimena Barón lamenta no ser el ejemplo que hace las cosas bien, pero la perfección no existe y a través de sus mensajes sanadores y empoderados sin ser totalmente consciente ilumina con su energía a todos los que reproducimos o compramos sus trabajos musicales. La cantante y actriz argentina es esa «flor de involución» que tiene tatuada en su piel. Una mujer que cayó, pero siempre ha estado dispuesta a reconstruirse a base de amor por un público que sólo quiere volverla a ver brillar sobre los escenarios. «Mis canciones son mi vida y si tengo que esperar a sacarlas cuando me vaya bien, entonces no podré sacar más. Los extrañé mucho. Soné muchísimas noches y días con este momento. Dudé, pero prometí no soltarme», explicó la compositora de obras musicales que van mucho más allá de lo superficial. Fue juzgada y se sintió sentenciada por ese mundo corrompido que critica sin piedad. Después dejó de ser una «tonta» sometida. Cambió de piel, se transformó en «cobra» y escribió todo para ella. Volvió a caer y los golpes le ayudaron a sanar para ser aún mejor en todos los niveles. No se queda estancada, sino que evoluciona con cada reto hasta convertirse en la voz de los que no saben poner en palabras lo que también sus almas gritan. Y este sólo es el comienzo de un nuevo renacer , un nuevo logro de todos los que tiene para compartir con el mundo.

Patry Fernández

Patry Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *